Activos & Inversiones

Compra y Venta de Gasolineras, Gasocentros y Áreas de Servicio

 Contamos con una amplia cartera de negocios en venta en todo el territorio nacional, gracias a nuestro buen hacer, seriedad y eficacia. Tratamos todos nuestros encargos con discreción y confidencialidad.

La inestabilidad sobre el futuro de los carburantes no enturbia un suculento negocio que reporta rentabilidades del 7% y que pueden llegar a superar los dos dígitos.

Así lo han identificado desde hace unos años los fondos de inversión, nacionales e internacionales que han visto en este tipo activos una vía para diversificar sus inversiones, con una aportación inicial muy comedida, riesgo controlado y rentabilidades medias del entorno del 6% o el 7% casi inimaginables en el entorno inversor actual.

“En 2014, se modificó en España el marco regulatorio de las gasolineras para incentivar la competencia. Ese proceso expulsó del mercado a los operadores menos tradicionales y dio entrada a los inversores financieros”, explica Mario Ortega, director de Financial Advisory de la consultora Deloitte.

11.495 gasolineras en España

Fondos como el norteamericano Avenue Capital y el británico JZ Capital se unieron en 2014 para forma Kingbook, la que años después se convertiría en la primera Socimi de gasolineras de España cotizando en el Mercado Alternativo Bursàtil (MAB). Ahora, está en proceso de venta a BP y ha dejado de cotizar en bolsa. Entraron poco después de aquella modificación legal en un negocio que, según corrobora Jorge de Benito, presidente de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), “ofrece rentabilidades que no se dan en otros lados, aunque no tanta como piensan los que vienen buscando chollos”.

 

Lo cierto es que en los últimos cuatro años el sector de las gasolineras ha sufrido un importante revulsivo. El número de estaciones de servicio no ha parado de crecer hasta situarse en los 11.495 a cierre de 2017, según los últimos datos actualizados de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP).

En estos últimos años, han aparecido las gasolineras ligadas a los centros comerciales como Eroski, Corte Inglés, Día o Carrefour, las denominadas low cost, buscando ajustar costes en la prestación de servicio como ocurre en otros muchos sectores de la economía. Las petroleras llegaron a alertar de que se abría una gasolinera cada 36 horas. “Pese al crecimiento, el mercado español presenta un volumen de estaciones por km2 y habitante inferior a otros países europeos”, comenta Mario Ortega.

El cambio regulatorio también cambió el equilibrio de fuerzas. Los pequeños dueños de una o dos gasolineras han dado paso a inversores más profesionales que tienen mayor cantidad de estaciones. “Este cambio es muy importante porque ha reequilibrado las fuerzas de negociación con los proveedores y ahora se pueden conseguir mejores márgenes ligados al volumen de negocio”, explica Luís Martín Guirado, director corporativo de Desarrollo de Negocio de Gestval.

 

 

 

Las razones por las que los fondos se han fijado en este negocio español son “complejas y profundas”, según comenta Óscar Arroyo, socio de Financial Advisory de Deloitte. Más allá del mencionado cambio regulatorio, Arroyo incide en que se trata de un negocio “con alta visibilidad histórica de ingreso”. Cuando alguien compra una gasolinera más o menos tiene garantizados unos ingresos en base al tráfico y actividad de la zona. Además, es un negocio que no requiere una gran inversión inicial “entre 250.000 y 300.000 euros”, comenta Luís Martín Guirado.

A ello hay que sumarle que la inversión en mantenimiento (capex, en la jerga financiera) es reducida, aunque se incrementará algo para adaptar las gasolineras a las demandas que depare la movilidad del futuro.

¿Otro gran atractivo? La competencia es escasa. “El transporte por carretera (sobre todo en mercancías) apenas tiene competencia del tren por ejemplo”, puntualiza Óscar Arroyo. Pero ni siquiera hay mucha competencia de precios ya que la distancia entre gasolineras en España es inferior a la europea, según explica el directivo de Delloitte.

 

FOTO PARA LA VANGUARDIA VICENÇ LLURBA LVE 04-10-2014 BENZINERA REPSOL REUS  

 

Este racimo de atractivos se une a la rentabilidad de la inversión. “El sector habla de una media del 6% pero hay fondos que están superando los dos dígitos con mucha tranquilidad”, explican desde un fondo de capital riesgo del sector que prefiere no ser identificado.

Porque, como es habitual, salir en la foto en este negocio tampoco gusta. “En general son fondos de perfil muy variado. Desde fondos de carácter más oportunista que han aprovechado el “momentum” del cambio normativo y de ciclo económico para realizar operaciones coyunturales muy rentables, a fondos con un espíritu de mayor permanencia y transformación”, explica el socio de Deloitte

Desde fondos buitre a capital riesgo

Entre otras cosas, porque además de los atractivos mencionados invertir en gasolineras aporta otro suculento negocio: el inmobiliario. “Con los precios del suelo habitacional y logístico ya demasiado altos, los fondos inmobiliarios están apostando por estos activos que con localizaciones estratégicas en el centro de las ciudades o en los polígonos industriales pueden resultar muy atractivos”, comenta desde uno fondo con ese perfil. En esa línea se enmarca operaciones como la conocida el pasado mes de febrero en la que el fondo Activum SG (en España ASG) compró de 19 estaciones a Axa Real State. La apuesta inmobiliriaria también la jugó Eroski comprando y luego vendiendo estaciones allá por 2011.

 

 

 

“Adicionalmente, la falta de activos rentables con interés en el mercado ha hecho que fondos tradicionales de Private Equity lo analicen también con cercanía”, explica Óscar Arroyo.

La idiosincrasia española irrumpe en las negociaciones

El resultado es que “recibimos unas siete u ocho preguntas cada mes. Otra cosa es que se materialicen las operaciones”, explica Jorge de Benito, muy desconfiado con el modus operandi de estos fondos “algunos llegan hasta sin tarjeta. Vienen a por el chollo y de eso no hay”, puntualiza.

Comparando su relato con el de los inversores, la situación recuerda mucho a lo ocurrido en 2012 cuando los fondos internacionales llegaban a comprar los activos tóxicos inmobiliarios que acumulaba la banca. “Estamos ante la lucha de que nos quieren colar cualquier cosa y que usan nuestras ofertas para calentar las operaciones que luego cuadran entre los empresarios del sector de toda la vida. Por eso, cada vez somos más cautos”, explican desde un fondo que ha estado tanteando el sector.

Los cambios legales que ha anunciado el Gobierno en los últimos días pueden desequilibrar algo, poco, la balanza. La necesaria inversión en actualizar las gasolineras para convertirlas en un lugar agradable y no de paso, la necesidad de competir en calidad y sea con redes wifi potentes, productos gourmet y atención al cliente puede dar pereza a más de un empresario tradicional del sector e invitarle a las ofertas de venta de estos fondos. Que lo sepamos o no será otra cuestión.

 Para mas informacion, contacta con nuestro equipo de inversiones al email : inversiones@dreamsfranchises.com